" /> Langostas pondrán en peligro los medios de vida de el 10 % de la población mundial

Langostas pondrán en peligro los medios de vida de el 10 % de la población mundial

Publicado: 2020-07-06

Para personas de muchos credos, e incluso para los que no tienen ninguno, últimamente hay una sensación de que el fin del mundo está cerca. No solo hay una plaga, sino que cientos de miles de millones de langostas están pululando en África Oriental. Incendios forestales han devastado Australia y exterminado a innumerables animales. Un terremoto reciente en Utah sacudió incluso el templo de Salt Lake hasta la punta de su icónica torre, lo que causó que la trompeta de oro se cayera de la mano derecha del ángel Moroni.

Sin embargo, la historia del apocalipsis es bastante antigua, es una de las más antiguas que los humanos cuentan. En las tradiciones ancestrales religiosas más allá del cristianismo —incluyendo el judaísmo, el islam y el budismo— es una narrativa común que surge en momentos de crisis sociales y políticas, cuando la gente intenta procesar eventos impactantes.

Hay consenso: la actual plaga de langostas es de proporciones bíblicas. Desde la India al cuerno de África, las langostas están formando enjambres de hasta 150 millones de individuos por kilómetro cuadrado (lo que dobla lo visto en plagas recientes). Además, en Kenia se han llegado a detectar agrupaciones que ocupaban hasta 2.400 kilómetros cuadrados de terreno.

Las langostas están poniendo en jaque las cosechas y el acceso a los alimentos de decenas de países en un momento en que su control es todavía más difícil al juntarse con la crisis del coronavirus. «La crisis es enorme, porque el covid-19 ha hecho que estos países estén empobrecidos por la falta de importaciones de sus productos y ahora se suma que la langosta se come lo que están produciendo», asegura Máximo Torero, economista jefe de FAO.

 

Vuelan casi 100 kilómetros al día y arrasan en un día cosechas que podrían dar de comer a 35.000 personas. Y si las condiciones ambientales les siguen acompañando, cuando arrasen con el este de África, se trasladarán hacia el oeste, donde se calcula que puedan llegar hasta Senegal o Mauritania este mismo julio.